Cuando descubrimos que estamos esperando un bebé nuestro mundo cambia de forma radical. De repente solo nos interesa visitar tiendas de puericultura y ver cunitas, hamacas, juguetitos, ropita, y mil cositas super monas que siempre hay en estas tiendas. Y es tal la ilusión que tenemos que nos olvidamos del dinero pero sobre todo de la utilidad de cada una de esas cosas.
Muchas otras veces, tenemos una lista preestablecida de lo que un bebé recién nacido necesita y tenemos claro lo que hay que comprar: carro, cuna, bañera, cambiador, mueble, …

Pues bien amigas, nos estamos equivocando. ¡Si si, como lo leéis!

Tengo una compañera de trabajo que me decía: “no compres cuna que no la vas a usar, yo directamente le puse la cama” y yo la miraba con cara de ^¿estás de broma, no?^; luego me decía: “no compres carro hasta que nazca para saber lo que necesita” y yo seguía con esa cara de ^esta mujer me toma el pelo^.

Evidentemente no le hice caso, y varios meses antes de que saliera de cuentas, ya tenía en casa un carro, cuna, cambiador con bañera, habitación nueva con vinilos y mil muñequitos, 2 hamacas, moisés, etc.

A día de hoy, ya con 18 meses que tiene mi hijo, tengo que decir que ¡tenía razón! No he usado prácticamente nada de lo que compramos!

Por eso os quiero hacer un recopilatorio de lo que sí os recomiendo comprar y de lo que no (aunque seguro que termináis comprándolo todo, jaja).

Lo que merece la pena comprar:

  • Cojín de lactancia tipo churro. Este cojín nos facilitó mucho la lactancia ya que podía colocar a mi pequeño sin que se me desmontara y yo me quedara hecha un cuadro. Al principio y hasta que los dos aprendéis, cuesta mucho coger una buena posición cómoda para los dos. Y si no vas a dar el pecho, también lo puedes usar para dar el bibi. Y por supuesto, os puede ir genial para descansar bien durante el embarazo si os lo colocáis entre las piernas y lo abrazáis con los brazos.
  • Sillita para el coche. Es casi imprescindible si vas a desplazarte en coche. Te recomiendo mirar bien los diferentes tipo de silla para coche que hay en el mercado, siempre y cuando sean a contramarcha. Sobre este tema hay para una entrada a parte!
  • Mochila o fular portabebé. Para nosotros ha sido la mejor compra sin duda. Mi indio se ha revelado a ir en el cochecito siempre y con la mochila hemos podido salir a pasear, limpiar un poquito en casa, comer, etc. Aún con 18 meses nos sigue sacando de algunos apuros cuando tenemos que salir ya que ahora ya son 10 kilos de niño!!
  • Sacaleches. Os recomiendo que esperéis a saber si le vais a dar el pecho a vuestro pequeñ@ y que tengáis en cuenta el uso que le vais a dar. Me explico; no es lo mismo hacer un uso esporádico para un momento determinado en el que mamá va a una visita médica y el peque se queda al cuidado de otra persona y te sacas leche para una toma, a una mamá que se incorpora a trabajar y quiere hacer lactancia diferida. En el primer caso con un sacaleches manual ya tendréis suficiente. Incluso os animo a que probéis a hacer una extracción manual (no es difícil y es una experiencia divertida). En el segundo caso, es casi imprescindible el sacaleches eléctrico. Yo pensaba que no lo usaría y ha sido junto con la mochila, mis imprescindibles hasta el momento.
  • Cambiador. Esto fue un capricho de papá Indio y tengo que reconocer que fue todo un acierto. Al principio “E” no soportaba que le quitásemos la ropa, pero poco a poco empezó a disfrutar de los cambios de pañal y pasamos muchos ratitos jugando y viendo el mundo desde el cambiador (y yo no estaba desriñonada). Además, si hay algún percance, la esponjita de plástico se limpia divinamente y sin problemas.
  • Ropita. ¡Pero cómoda!! Lo sé, lo sé. Es toda preciosa y nos encanta pero… ¿crees que vas a estar cambiando a tu bebé de ropa cada dos por tres? Pues quizás sí, pero precisamente por eso lo mejor es que tengan ropa cómoda. Y si no se manchan demasiado, mejor que estén en casa con su pijamita y no con unos tejanos, camisa y tirantes (esto solo para la foto).
  • Trona. Aunque no la usas hasta que el bebé tiene al menos 6 o 7 meses, es uno de los mejores inventos que se han inventado. Nosotros no veíamos el momento de poder comer a la misma vez Papá Indio y yo hasta que el pequeño “E” empezó a sentarse solo y lo poníamos en la trona con algún trozo de pan. Aunque teníamos que ser rápidos, pero ya compartíamos mesa.

No merece la pena comprar (en un primer momento):

  • Cuna. Al menos al principio como me decía mi compañera, pues no sabes cómo te las vas a arreglar con el pequeñín de la casa hasta que ya lo tengas contigo. Es probable que si le das el pecho, prefieras meterlo en la cama contigo para no tener que andar levantándote cada dos por tres cual Zombies de The Walking Dead.
  • Moises. ¡Más de lo mismo! Aunque si tu idea es que duerma en él a toda costa, necesitarás uno (y cruzar los dedos para que no se despierte en cuanto toque el moisés como si este tuviera pinchos en el colchón).
  • Hamaca. Pues es casi como la cuna o el carro. Si vuestro hijo no soporta estar en ningún sitio que no sean tus brazos, tampoco estará tranquilo en la hamaca. Ni en la mamaRoo que supuestamente imita el movimiento de los padres.
  • Esterilizador. Antes era imprescindible pero ahora con hervir un poco los utensilios del bebé durante los primeros meses es suficiente. Y más adelante, tampoco es necesario esterilizar en cada uso.
  • Chupete. Me dije una y mil veces que no lo llevaría al hospital pero el “por si acaso” me jugó una mala pasada. Antes de que mi hijo tuviera 1 día ya llevaba el chupete puesto. ¿Acaso necesitan de algo que durante los 9 meses de gestación no ha necesitado? Pero es que son tan bonicos con su chupe puesto…. Si realmente no queréis, no lo llevéis al hospital.
  • Juguetes. Ya se, nos encanta comprar cositas para ellos. Pero no van a interactuar con el mundo hasta pasados unos meses. Y aún así, tampoco les prestarán mucha atención. El pequeño Indio empieza con 18 meses a jugar con los juguetes que le compramos cuando tenía 6 meses. Nos avanzamos demasiado a sus necesidades.
  • Mil cremas. Creo que no son necesarias una crema para cada cosa. Con una buena crema hidratante y a ser posible lo más natural que se pueda, es suficiente.
  • Bolso para el carro. Como todo lo anterior, esto es muy personal porque se basa en mi experiencia, pero a nosotros nos ha sido muy incómodo llevar el bolsazo siempre de un lado para otro. Nos apañábamos mejor con algo más pequeño con lo imprescindible. Y eso sí, mi bolso en casa, sino ya necesitábamos un autobús para salir a cualquier sitio.

Y por ahora estos son nuestros imprescindibles y no tan imprescindibles, basados en nuestra experiencia y con nuestro pequeño de “alta demanda”.

Ah,¿que aún no os he hablado del término alta demanda? Pues estad atentos a los próximos posts que hablaré de que es un niño de alta demanda y algunos consejos para poder gestionarlo sin perder los papeles.

Muchos besitos y ¡hasta pronto!

Share This