Con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, había visto recomendado un libro que me había llamado la atención. Se llama Mamá Naturaleza.

Portada del libro Mamá Naturaleza

Tras encontrarme con él en las redes sociales, de manera fortuita, decidí ponerme en contacto con su autora, Julia. Quería decirle que había conocido su libro y que con lo poco que había podido ver, me atraía muchísimo. Su preciosa portada en tonos verdes con la imagen de una mujer con los ojos cerrados y varios animales a su alrededor, me había cautivado. Y el tema del libro, me fascinaba: “la maternidad a través de la fauna animal, disfrutando de nuestra condición de mamíferos/as y de uno de los vínculos más fuertes que existen: el vínculo madre-hijo/a”.

Solo con ese párrafo ya tenía muchas ganas de descubrir lo que escondían sus páginas. Estaba segura de que me sentiría muy identificada. Como algunos sabéis, llevamos 18 meses de lactancia materna. A mi pequeño Indio le encanta “su teta” y la pide todavía bastante. Para dormirse, para consolarse, para saludar a mamá después de un largo día sin vernos, para relajarse y para coger fuerzas para seguir siendo un pequeño terremoto.

Además, a pesar de que ya ha empezado a andar, todavía necesita mucho el contacto de mamá y papá (sobre todo el de mamá) y aún colechamos y porteamos a diario. ¿Cómo no iba a sentirme identificada con Mamá Naturaleza?

Mami Mapache India y el pequeño indio mapache leyendo Mamá Naturaleza

Mami Mapache India y el pequeño indio mapache leyendo Mamá Naturaleza

Por fin en mis manos Mamá Naturaleza

La cartera vino a mi puerta para traerme el sobre con el libro personalmente (me encanta esta cartera) y cuando por fin lo abrí, me volví a enamorar.

Lo primero que encontré fue una chapa con la imagen de la portada y enseguida busqué un lugar donde colocarla. Tan contenta como una niña con zapatos nuevos con mi chapa, saqué el libro. Acaricié su lisa portada y me envolvió su aroma a libro nuevo… mmm, que rico.

Entonces aproveché que mi pequeño Indio andaba entretenido con su padre para ojear y leer a Mamá Naturaleza.

En su primera página, Julia nos había escrito una preciosa dedicatoria a mi cachorro y a mí. Bonitas y tiernas palabras que me preparaban para lo que ahora venía. Ya no podía estar más emocionada.

Ansiosa por descubrir lo que Mamá Naturaleza encerraba en sus páginas, empecé a leer…

Durante todo el cuento experimenté diversas sensaciones. Por momentos se me empañaban los ojos y se me erizaba el vello. Mamá Naturaleza me estaba recordando lo bonito de la maternidad y todo lo que tenemos en común todos los mamíferos. El vínculo entre madre y cría es igual para todas las especies y actuamos de igual modo: parimos, amamantamos, acunamos, abrazamos… Precioso,¿verdad?

¿Y cómo ha conseguido Mamá Naturaleza emocionarme?

Es un álbum de tapas duras y hojas de papel bastante gruesas con un aspecto mate. Y tiene un tamaño de 21’5×21’5cm.

Este cuento ha conseguido emocionarme con sus tiernas rimas y unas mágicas ilustraciones en las que se habla de la maternidad sin tapujos y sin trabas sociales, en el que nos descubre nuestro instinto animal.

Eso es, ¡nuestro instinto animal! Algo que quizás a veces olvidamos cuando la sociedad señala con el dedo a las madres que amamantan más de un año, cuando se coge al niño en brazos si llora, cuando colechas…

Para despedir este increíble cuento, se ha querido rendir homenaje a la presencia del padre, tan importante en la crianza de un hijo, con una ilustración en la que, metidos en la cama mamá,papá e hija, este le lee el cuento de Mamá Naturaleza.

Mamá amamantando al bebe y papá leyéndole Mamá Naturaleza

Mamá amamantando al bebe y papá leyéndole Mamá Naturaleza

Por si todo lo descrito no desprendiera suficiente amor, las autoras del libro han querido destinar parte de los beneficios de su venta, a diferentes ONG’s relacionadas con la protección de la infancia y de los animales.

Si te interesa, puedes encontrar más información aquí:

http://www.facebook.com/maminaturaleza/

Y por todo lo que este libro muestra y transmite, no puedo más que dar las gracias a Julia Pérez, su autora y a su ilustradora Alba, la pintora de somnis ,¡GRACIAS!

No solo es un cuento bonito, sino que te hace aflorar emociones.

Espero que os haya gustado tanto como a mi. Y si es así, podéis comprarlo hablando directamente con Julia que es un encanto. Os aseguro que no os defraudará.

Además, también es un regalo chulísimo para esa mamá que aún no sabes qué regalarle. A mí me habría encantado recibirlo.

Share This